Seleccionar página

Es un/a profesional con preparación específica según la ley 5/2012 de 6 de julio y el RD 980/2013 de 13 de diciembre, guiado por unos principios legales de los que destacan la neutralidad y la imparcialidad.

Aunque no es requisito la inscripción en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia, sí es cierto que da mayor confianza garantía profesional y oportunidades laborales, puesto que no existe un Colegio Profesional de Mediadores, aunque sí hay asociaciones que refuerzan su actuación. Distinto es el tema de la Mediación Familiar, ya que en algunas comunidades autónomas se exige formación específica e inscripción en su registro, lo cual es perfectamente compatible con la inscripción en el Ministerio de Justicia.

Los artículos de la ley 5/2012 en los que se regula el/la Mediador/a son:

TÍTULO II Principios informadores de la mediación
Artículo 7. Igualdad de las partes e imparcialidad de los mediadores.
Artículo 8. Neutralidad.
Artículo 9. Confidencialidad.

TÍTULO III Estatuto del mediador.
Artículo 11. Condiciones para ejercer de mediador.
Artículo 12. Calidad y autorregulación de la mediación.
Artículo 13. Actuación del mediador.
Artículo 14. Responsabilidad de los mediadores.
Artículo 15. Coste de la mediación.